Ufff, cómo apesta a verano…

Pues eso, que ya no hay marcha atrás. Caloret, solecito, y mucho olor a veranito. Vamos a aprovechar estos primeros días que luego estaremos hasta el gorro del calor húmedo e insoportable.  Y lo dicho, yo me voy a mi playuki, a mi rinconcito escondido, donde el olor a verano es permanente y solo falta…