9 días de detox para contar

healthy eating

Hoy toca entrada extraordinaria.

Extraordinaria no porque vaya a contar algo que sea especialmente atractivo o interesante, sino porque voy a incluir una publicación entre semana, al margen de mi entrada dominguera de los looks, y hacía mucho tiempo que no escribía rompiendo esta costumbre.

Creo que ya lo dejé caer hace un par de semanas, pero a la vuelta de mi viaje a Andorra empecé 9 días de operación detox que quiero contar. Antes de que empecéis a bombardearme con opiniones nutricionistas, médicas, religiosas, espirituales  y demás, dejadme que os recuerde que soy una mujer sana, deportista con reservas de sobra para aguantar la hambruna de una guerra y que llevo a rajatabla mis controles médicos anuales con unos resultados que son dignos ponerles un marco.

Así que ahora os puedo contar que he tenido una experiencia francamente interesante con este programa detox de 9 días. Se trata de un programa comprado, es decir, que lleva aparejado la utilización de suplementos alimenticios en los que creo poco, pero que son el punto de anclaje del compromiso con los 9 días, y no fallar ni desfallecer en ninguno de ellos. Estos complementos seguro que ayudan y que suplen todas las necesidades diarias, pero estoy convencida que también puedes hacer un programa detox basado en frutas y verduras de las permitidas, pero claro, para mi el compromiso es diferente. Necesitaba ese punto de compromiso y haberme gastado mis buenos euros en empezar y terminarlo como una campeona.

shutterstock_222256942

Pues bien, me he pegado  9 días bebiendo exclusivamente agua. Ni una coca-cola Zero, ni redbull sin azúcar, ni nada que se le parezca. Agua mineral sin gas para ser más exactos. Y eso significa que durante 9 días he abandonado por completo el café y si bien es cierto que los primeros días (sobre todo los que empecé a trabajar y me levanto a las 6 a.m.) lo echaba de menos, también es verdad que tampoco he tenido ninguna dependencia más allá de una bebida caliente que parece como que reconforta un poco cuando todavía no han puesto ni las calles.

Y por supuesto 9 días de cero azúcares. Esto era una de las cosas que necesitaba de verdad romper. No es que yo sea demasiado de dulces o azúcar, porque tengo muy interiorizado que es uno de los venenos más latentes que hay y el verdadero causante de muchas de las obesidades que existen, pero desde Navidad, postNavidad, ferias y viajes me había pasado un poco con los bombones, turrones, galletas etc. En realidad, yo soy mucho más de bocadillo de jamón serrano con tomate…

Y son 9 días de una alimentación sana, controlada y con unos resultados francamente satisfactorios. En la báscula son 3 kgs menos, pero en mi cuerpo es mucho más. Me siento mejor, con mucha más energía, durmiendo como un lirón a pesar de que haber sufrido en el pasado importantes ataques de insomnio, y lo que más me ha sorprendido es que tengo un control muy exhaustivo de mi cuerpo y de la sensación de hambre.

Reconozco que los dos primeros días son los más duros y hay que afrontarlos con mucha determinación y fuerza de voluntad. Cuando al tercer día cené una rodaja de salmón a la plancha, casi se me caen los lagrimones de la emoción y nunca pensé que podía saborear tanto y tan bien una comida. Y lo más sorprendente es la sensación de estar llena enseguida, de no poder continuar comiendo más.

En resumen, estoy muy satisfecha y no pienso tirar lo hecho por la basura. Hoy, día 10, he mantenido mi dieta con total normalidad, recuperando los buenos hábitos que había abandonado en los últimos meses. Y pienso mantenerlos en las próximas semanas (con mis ‘días de asuntos propios’ o ‘cheatmeal’, como por ejemplo el próximo viernes en el que voy a celebrar el Día de los Enamorados de las Amigas, pero sólo con ellas, sin parejas ) basándome en los criterios de la buena alimentación.

Para conocer esos criterios de la buena alimentación, os recomiendo el libro que acaban de publicar las Fit Happy Sisters. Podéis seguirlas en Facebook, Instagram o en su propio Blog.  Para las avanzadas en el tema (como Paula o Laura) no será necesario, pero los que no estéis muy puestos en alimentación ‘fit’ es una buena manera de iniciaros en una nueva nutrición que mejorará vuestra salud, vuestro cuerpo y vuestra mente.  Si he conseguido que una de mis morenas preferidas (Esther, sí eres tú, no te hagas la loca) haga quinoa en su casa, cuando ella a todo esto le llama ‘comida para pájaros’, estoy segura que terminará comprando semillas de chía, avena y haciendo bizcochos de espelta para su prole.

fithappy sisters

Y como me imagino que me vais a preguntar mucho sobre mi plan detox9, aquí os dejo toda la información (lo siento pero está en inglés. Así os servirá para practicar un poquito). Si os animáis y queréis el contacto de la persona que a mi me proporcionó todo enviadme un correo electrónico a nuria.montes@gmail.com y os envío sus datos.

PROGRAMA C9 FOREVER LIVING  (descargar en dropbox)

PROGRAMA C9 FOREVER LIVING (descargar en google drive)

Yo no descarto volver a acometerlo en un par de meses o tres. Seguro que hacerlo un par de veces o tres al año es bueno para ‘corregir’ los desvíos que tenemos sobre todo después de fiestas, vacaciones y periodos de exceso en general.

c9-advert2 panel3-box

PD: El café de esta mañana a las 6 a.m. ha sido una de las mejores cosas del día. Mmmmmmmm!!!!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s