París bien vale estos looks 

Pues aquí estamos, entre incrédulos, desolados y abrumados por esa puta locura en la que un puñado de pirados han convertido este mundo. Y el problema es que no son un puñado ni están todos pirados. Uffff, no quiero ponerme trascendente porque se me va la boca y los dedos…. Pero vamos, si por mí…