Porque todo es equilibrio en esta vida, aquí van 15 razones para correr.

Las mejores cosas de la vida pasan en equilibrio. Así que no me podía quedar cruzada de brazos ante la entrada de ayer de mi querida Cristina en RedCarpet y me ha venido al pelo el último post de www.loqueveomientrascorro.com que resumen en 15 las razonas por las que empezar a correr o seguir corriendo.

Cristina, te aseguro que si corres no necesitarás ponerte medias para pixelar las piernas. Así que ya te imagino con la coleta rubia al viento…

Hoy miércoles santo es un buen día para empezar. Estamos a las puertas de entre 4 y 5 días de descanso, en el que seguro que puedes sacar 30 minutos para hacer tus primeros pinitos… Lee esto y ya me cuentas luego. Mis comentarios propios te los pongo en color.

1. Redescubrirte a ti mismo

Pocas cosas se equiparan a correr en cuanto a la oportunidad que te da de para descubrir tu verdadero potencial. Cruzar una meta, ya sea de una carrera de 10 kilómetros un maratón completo, te permite ver claramente de qué estás hecho y cómo, si te lo propones, puedes lograr cosas impresionantes.

Mucha gente no se cree capaz de hacer ciertas cosas y se sorprende al descubrir que después de unas cuentas semanas de entrenamiento ya es capas de correr cinco o diez kilómetros. La capacidad de los seres humanos es casi infinita siempre y cuando tenga la determinación para hacer las cosas, los límites los pone la mente no el físico. Correr te ayudará a descubrir que eres capaz de hacer lo que quieras y de lograr todas tus metas, y esa lección será aplicable a todos los aspectos de tu vida.

Cuando corres te das cuenta que la fuerza reside un 90% en tu cabeza y un 10% en tu físico. Y cuando tomas consciencia de ello, tus límites se amplían casi por arte de magia, tanto en el propio ejercicio como en el resto de las facetas de tu vida.

2. Vivir más y más feliz

Las estadísticas lo demuestran, los corredores viven más tiempo, más intensamente y más sanos que los adictos a la televisión, las redes sociales, los videojuegos o las salidas nocturnas. No digo que no tengamos otro tipo de esparcimiento o que dejes las actividades que te gustan, lo que sostengo es que la vida está en el mundo exterior, y que correr es una de las formas más efectivas de conservar la salud. Se dice que hoy en día el reto no es llegar a viejo, si no llegar bien tanto física como mentalmente; en ese orden de ideas el deporte es equiparable a un seguro de vida que está en ti comprarlo a tiempo para alcanzar más metas.

¿Te imaginas siendo un madurito/una madurita deseable? Pues eso no cae del cielo, sólo se logra manteniendo un cuerpo atlético.

3. Disfrutar de cenas épicas

Sin culpa alguna, disfrutarás la famosa cena precarrera. ¡Gracias carbohidratos! Uno de los más grandes placeres que ofrece la vida es, sin duda, comer. Es cierto que todo exceso es malo, pero es muy diferente darte un lujo cada determinado tiempo cuando eres deportista, que cuando no lo eres. Piénsalo, si comer es una de las cosas que más te gusta hacer, correr es lo que necesitas para poder disfrutarlo aún más y liberarte del prejuicio de unos kilos guardados en tu cuerpo.

Comer es uno de los mejores placeres, y si puedes hacerlo sin remordimiento, aún lo disfrutas más. Así que pacta contigo mismo darte placeres y a cambio darte más entrenamiento.

4. Conocer profundamente nuevos lugares

Correr en otra ciudad te permite conocerla desde otro punto de vista, te permite recorrer rincones que probablemente no visitarías en modalidad turista. Cuando empieces a correr te darás cuenta que esto es cierto. Empieza por tu ciudad y verás que estarás maravillado con los rincones que vayas descubriendo y que no tenías ni idea de que existían. Sal al campo, a la montaña o a los lugares cercanos a tu casa y encuentra sitios nuevos. Ya te lo había dicho, la vida está allá afuera y correr te da la oportunidad de vivirla más intensamente.

5. Ganar resistencia en tu vida

Correr te da resistencia mental y física, te ayuda a dormir mejor y por lo tanto a despertar con energía, a pensar claramente y tener más ideas para resolver problemas. A resistir cualquier inclemencia y salir triunfante.

Cuando te das cuenta que puedes llevar a tu cuerpo a lo máximo y superar todas las barreras autoimpuestas, no hay obstáculo que te pueda detener. Dos de las mejores lecciones que puedes recoger de una carrera de fondo es que todo es posible, y que la recompensa siempre es directamente proporcional al esfuerzo.

Después de correr unos cuantos kilómetros, los problemas nos parecen más pequeños.

6. Dar un buen ejemplo a tu familia

Estar sano y feliz no sólo es un regalo para ti, sino para tu familia también. El deporte y la alegría se contagian con el ejemplo. Tener hijos no debe de ser un pretexto para no hacer ejercicio, al contrario, debe ser tu razón para hacerlo. Al correr nuestro cuerpo libera endorfinas, una sustancia que está asociada a las sensaciones placenteras, por lo tanto, al hacer deporte se generan cada vez más haciéndonos sentir mucho más felices, realizados y plenos. ¿Recuerdas la frase “mente sana en cuerpo sano”? Todo esto está directamente relacionado con ella. Al hacer ejercicio de manera constante, nos sentimos mejor, tenemos pensamientos sanos y vemos la vida desde una perspectiva mucho mejor.

Yo no tengo hijos, pero creo que los niños estarían extraordinariamente orgullosos de sus padres si corrieran. Seguro que se suman contigo a esta afición, que no les traerá sino cosas buenas. Recuerdo que una vez corriendo me encontré a mi sobrino en un parque cuando tendría 3 o 4 años y me preguntó ” ¿tía, y tú corriendo puedes llegar a dar la vuelta al mundo?”

7. Dominar el arte de vivir
Algunos corredores dicen que hacer una carrera larga, como un medio maratón o un maratón, se parece mucho a la vida. Tiene subidas y bajadas, momentos felices y momentos complicados, que con fuerza y resistencia se conquistan. Correr una distancia larga te ayuda a aprender de ti y de la vida; sin embargo, no pienses que se trata de llegar a una sola meta y ya, por el contrario, en el instante en que estés cruzando la primera piensa en cuál será la siguiente.
Eso es. Tan simple. Si tú dominas el arte de tu vida, nadie ni nada te dominará a tí. Y esto es importante.

8. Rejuvenecer tu alma

La energía colectiva de una carrera difícilmente se puede encontrar en cualquier otro evento deportivo. Este punto solo lo entienden aquellos que ya han participado en una carrera y saben lo que es que miles de personas, entre las que corren y los espectadores, te estén animando constantemente. La energía y buena vibra que se respira en las carreras no tiene comparación y es de alta duración.

El alma se vuelve diferente. No sé cómo explicarlo pero empiezas a ver con claridad qué es importante y qué es accesorio. Qué merece la pena y qué no merece gastar ni un solo esfuerzo.

9. Aprender a ser responsable

Cuando corres el único responsable de empezar a hacerlo, de seguir en un trayecto y de terminar una carrera eres tú. Nadie puede hacerlo por ti. Corriendo aprendes que cuando pones en tus manos lo que tú puedes solucionar, todo es más fácil. Aprendes que algunas cosas, por difíciles que parezcan, dependen sólo de ti.

Y ayudas en tu responsabilidad a los que corren contigo. La fuerza con la que se retroalimentan los corredores que salen juntos es espectacular. Si uno puede llegar, dos son imbatibles.

10. Agregar una estrellita a tu currículum

Incluir en tu curriculum que eres corredor te da buenas credenciales ante un posible empleador. Los corredores, en especial los maratonistas, reflejan su disciplina, capacidad de planear y pasión para lograr metas. Está demostrado que hoy en día a las empresas les interesan las personas sanas y deportistas, porque esto lo relacionan con determinación y compromiso.

En este mercado laboral tan competitivo y tan escaso ¿no crees que tener esta virtud es importante, barata y que además sólo depende de tí?

11. Salirte de la estadística

Es creciente la obesidad en el país, pero fuera de la estadística, lo importante es tu salud, ¿sabes todos los riesgos de salud que trae consigo el sobrepeso y la obesidad? Correr te puede ayudar a llegar a un peso saludable; más allá de la parte estética, la obesidad desencadena cientos de enfermedades, algunas de ellas graves, como el cáncer, la diabetes, padecimientos coronarios crónicos, cirrosis, problemas gastrointestinales agudos, mal funcionamiento renal, entre muchas otras. El ejercicio y una dieta equilibrada ayudan a prevenir el sobrepeso y a evitar mucho sufrimiento.

Y si eres mujer, te sales mucho más. Porque aunque antes eran muchas menos las que corrían y están en franca progresión, todavía somos pocas. Si quieres ser diferente, corre.

12. Conocer gente feliz

Los clubes de corredores te pueden acercar a gente apasionada, comprometida con su salud, capaz de lograr metas, feliz y de pasadita, muy en forma. ¿A poco no suena bien? Correr es uno de los deportes más democráticos y liberales que existen, pues es la amalgama que une a las personas sin importar su condición económica, su raza, predilección política o religión. Lo mejor de todo es que en la mayoría de los clubes los miembros se dedican a motivar a sus compañeros para que consigan sus metas y se demuestren a sí mismos que son capaces de hacer todo lo que se propongan.

Siempre lo he dicho. Si yo fuera soltera y buscara pareja nunca me apuntaría a una agencia matrimonial ni a un portal de citas. Me apuntaría a un gimnasio o a un club de corredores. Menudos ejemplares (tanto masculinos como femeninos) con los que me cruzo… impresionantes…

13. Incrementar tu autoestima

Correr es una cadena de pequeños actos de amor a ti mismo. Poner el despertador, levantarte más temprano, salir a correr, poner atención a tus comidas, hidratarte bien, fijarte metas, cumplirlas. Todo lo que tienes que hacer para prepararte para una carrera es un recordatorio constante de amarte y cuidarte a ti mismo.

Recuerda que siempre debes estar enamorado/a de tí mismo/a antes de nada. Y correr no es más que otra forma de hacerlo. Después de 7 km que venga alguien y que te diga alguna grosería… lo miras de arriba a abajo… y te ríes, simplemente te ríes.

14. Aprender a vencer cualquier obstáculo

Correr estimula el pensamiento creativo, si tienes un problema, corriendo encontrarás más soluciones, pues las mejores ideas llenan el momento más inesperado o cuando ni siquiera estás pensando en ellas. Correr es una excelente manera de lograr mantener la mente en blanco, de vivir en el presente y estimular así, la producción de buenos pensamientos.

Madre mía, la cantidad de temas que he solucionado yo en zapatillas de deporte… 

15. ¿Por qué no? Esa es la última razón por la que debes correr. Porque puedes. ¡Anda, ponte las zapatillas y sal a correr!

Si piensas que no puedes, es hora de demostrar lo contrario. Así que no hay excusas. Hace buen tiempo, es fiesta y empieza con tu nueva vida hoy mismo.

Si quieres leer la publicación original, este es el enlace:

15 razones para empezar a correr

04bb452a42176242379f4ef5beccb38c cd66b51b44abc8f061156a2e12d234e1 f679db3509b12413a2887428868e18eb

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s