Todo esto es causa de una mutación genética.

Ayer leí un post antiguo del blog “El diablo se viste de Zara” con el que me sentí plenamente identificada en su planteamiento inicial. Y es que reconozco que somos algunas mujeres las que podemos afirmar sin ningún género de duda que hemos nacido para comprar. Y además para comprar de todo y bien.

Os reproduzco como empezaba el blog “Nacida para comprar” publicado en Devils wears Zara publicado el día 1 de diciembre de 2009.

Al igual que había por ahí uno que había “nasío pa matá”, yo he llegado a la conclusión de que una ha “nasío pa comprar”. Y es que da lo mismo dónde me dejen, ya sea el Zara, el supermercado o una tienda de muebles, que una disfruta comprando lo que sea. Y claro, luego escuchas a la gente que dice “uff es que a mí no me gusta nada ir a comprar ropa, no me decido” o “que rollo, tengo que comprar un regalo”, y yo pienso, ya podría pasarme eso a mí, que como tenga que comprar un regalo termino gastándome el presupuesto en algo para mí, que me sueltan en el Ikea y me traigo medio producto interior bruto sueco, que voy al súper a por leche y termino volviendo cargada como una mula.

loca-por-las-compras

He reflexionado y clasificado a mis amigas en función de su comportamiento hacia esta cualidad, y he llegado a la conclusión que debe tratarse de una mutación genética, incluso de una tara si queréis verlo así que compartimos sólo algunas personas. Es como tener los ojos azules. Es un gen recesivo (revisad vuestros conocimientos de biología) pero que cuando se combinan los dos pares de cromosomas provocan un resultado explosivo para nuestra cuenta corriente.

Y en mi caso se han juntado los genes, los cromosomas y hasta los guisantes de Mendel para tener esta habilidad. Podría haber nacido con la habilidad para tocar el piano o saber cocinar, pero no hubo suerte y el par de genes que se hicieron amigos en el momento de la subdivisión celular fueron los que pensaban en los zapatos de tacón, los bolsos de marca y los que ya conocían a San Amancio Ortega.

Y esa mutación genética con la que hemos nacido hace además que nos identifiquemos con una simple mirada… nos reconocemos entre la multitud, como si de una religión se tratara.

Carrie-instituto-Sexo-Nueva-York_TINIMA20120119_0986_5

Realmente creo que no hay ninguna parcela en el shopping que se me resista. Como comentaba Araceli, somos capaces de encontrar tesoros en una ferretería, incluso en los chinos, y estoy muy de acuerdo con Esther que hace unos años podríamos haber hecho de ésto una profesión de éxito y ahora lo tratamos como un simple hobby. Cuando voy al supermercado de El Corte Inglés siempre termino descubriendo cosas nuevas que probar (ahora como estoy a dieta me dirijo casi exclusivamente a la zona de artículos de belleza e higiene personal) e incluso tengo que confesar que soy adicta al mostrador de maquillaje de Mercadona. Cuando voy sin prisas acabo probando colonias, cremas y cualquier producto que tenga probador y más de uno de ellos a terminado en mi cesta de la compra.

las-ninas-de-compras-ilustracion-vectorial_53-9614

Cuando llegan los cumpleaños, soy la salvación de toda mi familia. Me encargo de todo, de todo para todos. De marido, padres, hermanas, sobrinos…incluso cuñadas y esposas de amigos. Soy capaz de acertar siempre con el regalo, ya sea caro o ya sea barato. Pocas veces he tenido o han tenido que devolver cosas. Sin embargo, en el caso contrario, cuando se trata de comprar para mí tengo un serio problema. Todos (los que no tienen mi habilidad) me acusan de que soy una rara. ¡¡¡¡¡ Y yo no soy rara en absoluto!!!!!! Puri, que tiene exactamente la misma tara genética que yo, acierta siempre con todos sus regalos!!!!

Este hobby va unido intrínsecamente a otros, como es la compra compulsiva de revistas cada semana y cada mes en el kiosko. Mi kiosquero está tan encantado conmigo que ya me deja pagarle las revistas con tarjeta de crédito y cada semana me reserva las que compro habitualmente (unas 6 o 7 revistas semanales).

USIM9700004d3bd8dd1c2b0749392937a8444e9f48

Sin embargo, hay una parte de esta adicción que controlo bastante bien y que me diferencia de la segunda parte del blog, y es la de gastar exactamente lo que puedo gastar. Jamás me he entrampado con créditos, tarjetas y otras deudas que no pueda asumir o que me generen demasiado estrés en mi tesorería mensual. Yo lo defino muy gráficamente diciendo que “yo no tengo un agujero en cada mano”. Sé perfectamente cuándo y cuánto puedo gastar, y sé decir NO  a aquellas cosas que no puedo permitirme en mi presupuesto. Y esa es la clave del éxito que diferencia una adicción de un fantástico hobby.

gift013

Feliz fin de semana guapuras. Ya estamos en agosto y muchos estaréis de vacaciones así que solo toca disfrutar, descansar y si ves algo bonito, cómpratelo porque seguro que te lo mereces. Yo, por si acaso, me acabo de encargar unas sandalias doradas de la nueva colección (lo que está ordenado) de Zara….

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s