Sin aceite no hay vida.

Creo que alguna vez os he hablado de mi absoluta adicción a los aceites. Es posible que esta obsesión venga porque me he casado con un marido nacido en Jaén…. y pensando, pensando,… no quiero ni pensar de dónde me viene la obsesión por los zapatos y los bolsos… Pero volviendo al aceite, es un…