El tránsito de la bota a la sandalia no se puede hacer así como así

Ya estamos en periodo de peligro. Ahora que definitivamente parece que el sol se ha instalado en la península y que he dejado de ver gente con el plumas puesto a pesar de que los termómetros marcan 20 grados, ahora es cuando empieza el destape que más me horroriza de todos cuántos se producen en época estival.

Porque, cuando las medias empiezan a reposar en su merecido descanso tras el duro invierno (aunque ya sabéis que yo no llevo medias nunca o casi nunca), es muy recomendable que, al menos las mujeres y cada vez más hombres, pasemos por “chapa y pintura” de alguna de las diferentes técnicas de depilación con el fin de lucir unas piernas lo más favorecidas posibles y libres de esos antiestéticos pelos (si no lo has pensado todavía, es el momento de planificar unas sesiones de láser para después del verano. Es la mejor inversión que puedes hacer).

Sin embargo, tanto ellos como ellas pasan de las botas a las sandalias sin ningún tipo de reparo, cuidado, mimo o simplemente un poquito de observación de los requisitos mínimos que tiene que tener un pie para poder lucir en público.

Y es que en las últimas semanas me encuentro con que hay mucha gente que en lugar de uñas luce mejillones, y que en los dedos de los pies luce pedruscos donde sólo debería haber piel sonrosada. Y no lo he podido remediar, he tenido que escribir este post para rogar a todos aquellos que descuidan de forma permanente su salud podal durante el invierno que pasen por un procedimiento denominado PEDICURA que garantizará unos pies en perfecto estado de revista. Ah, y este procedimiento debe repetirse al menos una vez al mes. Lo ideal sería que fuera durante todo el año, pero si eres vago o dejado, puedes limitarlo a los meses de verano.

Aunque en todas las revistas se publican en estas fechas especiales sobre pedicura en casa, ésta técnica sólo es aconsejable para los que están (estamos) muy acostumbrados a este procedimiento. Sabémos dónde y como cortar, dónde y como limar, y dónde y cómo cuidar. Y si ahora miras tus pies y observas que efectivamente tienes mejillones en lugar de uñas, CORRE A PEDIR CITA EN TU CENTRO DE ESTÉTICA HABITUAL O MÁS CERCANO. No hay 30€ mejor invertidos que éstos.

Vamos a hacer una prueba visual. Mira estas fotos y luego mira tus pies. Y serás capaz de decidir si te hace falta pedir cita ya mismo.

1a9ffb9d4a8a430d46c3e8e0a5820fe6 4a57e3ac505232434a3ed686a3ff4439 4f6533d13293392fdb1cfed7cbc0b251 466f8e21d9f5e6a7ffaff4c4358b0815 654a4b83c9c815f10a0db508cc59daf2 684269e6e3c42cc5e71f3ed723beedc9 e7cbfd886a31a818de85117dcdd28e0a fba27131c6a6530abee207bc4b36995c

Yo soy fan de la pedicura en rojo. Siempre llevo las uñas de los pies pintadas de ese color y además utilizo el esmalte permanente de CND que seca con lámpara UVA en 3 minutos, que me permite calzarme inmediatamente sin arruinar el color ni que se me queden las sábanas pegadas. Y si no eres tan atrevida, la pedicura francesa siempre es una opción limpia, estética y atractiva. El color oscuro, entre marrón, negro y berenjena también es una buena opción.

001 535784_490928720944822_1240302230_n

No lo dudes hazlo por tus pies (caminarás mejor, te sentirás menos cansada y te dolerán menos) y por nosotros que tenemos que verlos!!!!

528095_343722912332071_1073095967_n

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s